La Bondad, el Liderazgo y una serie para ver este verano

18 agosto, 2020 - VALENCIA

«Lo primero, la bondad; Lo segundo, el talento. Y aquí termina el cuento.» Gloria Fuertes

«Prefiero sufrir una injusticia que cometerla.» Sócrates

Este orden de los factores es crucial, la piedra angular para ser, y para relacionarnos.

Todos podemos pensar que somos justos, ecuánimes, generosos, bondadosos y compasivos, sobre todo cuando nos comparamos con otras personas.

La autojustificación y el autoengaño son un regalo milagroso para hacernos sentir cómodos y justificados. La mente automática, cargada de creencias, se ocupa de esto.

La cuestión que promuevo es que todos notamos la bondad en una persona en cuanto aparece, y también su ausencia si la observamos más pacientemente.

Y si observamos aún más, también somos capaces de ver en otras personas la hipocresía, la maldad, la maledicencia, la ausencia de benevolencia. Esta inteligencia la llevamos de serie todos los humanos, no requiere ningún aprendizaje especial.

Ahora hablemos de Liderar, más bien de Auto liderarnos, porque el primer paso para Liderar a Otros, es Liderarnos primero a nosotros mismos. ¿Alguien es capaz de ponerlo en duda?

 

El primer paso – además del autodescubrimiento, la introspección, descubrir nuestro yo real, identificar nuestras creencias menos útiles o limitantes, etcétera – es conectar con la bondad, con lo que en la metodología de LA CAJA del Instituto Arbinger significa ver a los demás como personas, no como objetos.

Y la bondad y la compasión son indispensables para aceptar y comprender el  estadio de desarrollo, conocimiento,  ignorancia, o consciencia de los demás. Así contenemos a nuestro crítico interior y  moldeamos nuestro carácter.

Para terminar esta entrada voy a recomendar una serie en la que su protagonista y toda su red de influencia entran en un estado de consciencia y de bondad que me ha resultado muy sugerente. La serie es New Amsterdam, llevo mucho tiempo recomendándola a nuestros clientes, con gran aceptación según me refieren.

El protagonista Max Goodwin, Director de un Hospital Público de Nueva York, refleja bien esto que describo cómo AutoLiderarse con grandes dosis de los valores de Bondad y Compasión.

Y sin perder el foco de la acción, de los resultados en sus cometidos. ¡Pienso que es un magnífico ejemplo de Autoliderazgo, de Liderazgo de Colaboradores  y de Equipos!

Ya me comentareis qué os parece y qué aspectos necesita trabajar el protagonista en su Liderazgo.

 

¡No olvidemos que los líderes perfectos solo están en los libros! Joaquín Marí

Apúntate a la newsletter de Organización y Personas y no te pierdas nuestras noticias y cursos.

Empieza a escribir y pulsa Enter para buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies